¿Qué entendemos por profesionalidad en los eSports de FIFA?

Ante el crecimiento en progresión geométrica de los deportes electrónicos han proliferado las organizaciones de competiciones, los equipos a la caza y captura de jóvenes valores y unos espectadores ávidos de contenidos al respecto. Y como ejemplo un botón: La Overwatch League ha tenido solo en su primer día 400.000 espectadores. Cifras mareantes.

Pero sumergido en la vorágine de este fenómeno, a veces descontrolado, también ha proliferado la infravaloración del término profesional. Etiqueta que puebla nuestras redes sociales, ya sea de jugadores de VFO como de jugadores de otros eSports.

Y entonces las mentes inquietas preguntan ¿qué es ser profesional?

Si acudimos al diccionario la definición es clara “Empleo, facultad u oficio que alguien ejerce y por el que percibe una retribución”. Es casi de obligatoria pausa fijarse que la propia definición trata única y exclusivamente del recibo de una compensación económica por un trabajo.

Ahondemos más. ¿Se trata solo de hacer algo y ser pagado por ello? Y vayamos un poco más lejos aun ¿en el ámbito de los eSports es así?

Después de los sucesivos artículos sobre el tema de los salarios en los eSports, está claro que las cantidades de dinero que se están pagando, salvo contadas excepciones, invitan a cierto pesimismo a corto plazo, pero sin perder el brillante horizonte que se plantea especialmente a largo plazo. Siempre hablando del panorama español, donde aun podríamos considerar que el niño se está haciendo mayor.

¿Dónde por tanto se sustentará el crecimiento de este sector?  ¿Y más concretamente en VFO?

 

  • Implicación:  Jugadores que deben entrenar con un horario preestablecido, sin recibir apenas nada a cambio. Es lo más parecido a la vocación. Compites haciendo algo que te gusta y las horas se pasan volando.
  • Proyección de imagen:  Jugando para una marca, un equipo eSport, e incluso para un equipo amateur, este punto parece ineludible y lo olvidamos. Ya no solo es la imagen que proyectas de tu propio club, es también la imagen que proyectas de la competición. Y esa imagen es el reclamo a futuros patrocinadores y entidades que doten de mayor fortaleza al conjunto de una competición.
  • Redes sociales:  Estrechamente ligada con la 2 pero que tiene la suficiente relevancia como para tener entidad propia. Ser profesional es tener un comportamiento impoluto en tus declaraciones públicas. En un futuro muchos de estos jugadores profesionales podrían ser el espejo en el que se miran muchos jóvenes siempre en busca de ídolos.
  • Actitud: hacia los compañeros, managers, capitanes y organizaciones.
  • Gestión del aprendizaje:  Jamás parar y buscar ahondar más en el conocimiento de su juego, de las virtudes de su jugador desde la autocrítica sin caer en la autocomplacencia o el fustigamiento. Asumir el rol que uno desempeña lo hace todo más fácil para uno mismo y también para su entorno.

Con todo esto parece que la crítica no deba existir y eso no es así. Pero sí que un profesional debe medir con quien está hablando y hacia donde debe dirigir sus esfuerzos en comunicar una posible desavenencia o crítica, y siempre de manera constructiva.

 

Leo Madiba

 

Author: PCS TV

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *